Melasma y manchas faciales

El melasma es un motivo de consulta muy frecuente, que afecta fundamentalmente a mujeres jóvenes y de mediana edad.

Se trata de la aparición de manchas oscuras y difusas en el rostro, a un ritmo variable, y que se caracteriza por su tendencia a recidivar, es decir, a volver a aparecer, a pesar de que logremos hacerlo desaparecer con los tratamientos.

Existen factores desencadenantes y empeorantes que hay que reducir para un control exitoso de las manchas, como los factores hormonales, la exposición solar, o ciertos irritantes.

El tratamiento fundamental es la aplicación de despigmentantes tópicos, que incluirán medicamentos potentes en las épocas del año menos soleadas, y depsigmentantes más suaves que se utilizarán a continuación como adyuvantes o como tratamientos d emantenimiento.

En ocasiones podremos ayudarnos de procedimientos como peelings o láser para una rápida mejoría de las manchas.

En el melasma es fundamental una buena comunicación entre el dermatólogo y el paciente para hacer un planeamiento a corto y medio plazo del tratamiento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR