La piel de bebés y niños es más delicada que la de los adultos y a menudo presentan alteraciones cutáneas como sarpullidos o lesiones que hacen que los padres se alarmen y acudan a la consulta del pediatra. Pero hay ocasiones en que estas alteraciones cutáneas necesitan ser revisadas por un experto en dermatología pediátrica para valorar y tratar la afección.

De entre los casos más comunes de consulta en dermatología pediátrica podemos destacar 4 que ocupan los primeros puestos.

1- Dermatitis atópica

La dermatitis atópica es una reacción alérgica que se caracteriza por síntomas como:

  • Piel seca
  • Enrojecimiento
  • Grietas
  • Picor

La dermatitis atópica suele darse más en bebés, entre los 2 y 6 meses de edad, aunque puede aparecer en cualquier etapa de la vida.
A medida que el niño va creciendo las lesiones van cambiando de forma y aparecen en distintos sitios. Lo más común es que aparezcan en el cuero cabelludo, cara, tronco, codos y rodillas cuando son bebés mientras que en la a niñez y primeros años de la adolescencia, las lesiones aparecen en los pies, áreas flexoras (pliegue anterior del codo, pliegue posterior de la rodilla) y en el cuello.

La dermatitis atópica afecta hasta a un 20% de la población pediátrica en los países desarrollados.

2-Moluscum Contagiosos

Se trata de una infección vírica muy frecuente en niños menores de 5 años. También se conoce como “verruga de agua” es producida por un virus miembro de la familia de los Poxvirus.
Las verrugas por moluscum, al ser una infección vírica, pueden desaparecer por sí solas en un período de meses a años aunque las lesiones suelen multiplicarse y causar bastante malestar.
Se suele contagiar por el contacto directo piel con piel o a través de objetos contaminados, tales como toallas, ropas o juguetes.

3 – Las verrugas víricas

Las verrugas víricas se suele presentar más en las plantas de los pies y las palmas de las manos, aunque puede aparecer en cualquier superficie cutánea o mucosa. Esta infección por el virus HPV afecta al 10% de la población y es más prevalente en niños con dermatitis atópica.

4- Impétigo

El impétigo se caracteriza por unas costras amarillas o doradas que suelen aparecer en la cara, parte superior del tronco y los brazos. En el caso de los niños también puede aparecer en la zona de la nariz.
Esta infección cutánea causada por una bacteria llamada estafilococo aureus es muy contagiosa y prolifera más cuando aumentan las temperaturas, y los niños empiezan a acudir a la playa o piscinas.

Ya sabes, ante cualquier síntomas sospechoso que observes en la piel de tu hijo no dudes en acudir a tu dermatólogo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR