Como siempre venimos advirtiendo, es muy importante que estemos pendientes del estado de nuestra piel. Una revisión periódica del estado de lunares (cualquier modificación en su color, tamaño o aspecto) o de manchas en nuestro cuerpo puede ser decisivo a la hora de coger una enfermedad grave a tiempo.

En esta ocasión no vamos a hablar de cáncer de piel sino de otra enfermedad que también puede poner en riesgo nuestra salud. Hablamos de la mastocitosis.

¿Qué es la mastocitosis?

Se trata de una enfermedad de las denominadas como “rara” que aparece tanto en niños como en adultos y suele afectar a diversos órganos del cuerpo. A nivel de la piel suele manifestarse con lesiones cutáneas que ocasionan picor y diversas reacciones alérgicas. Estas lesiones pueden presentarse en varias formas:

  • En forma de mácula o pápula (urticaria pigmentosa) en zonas como el tronco y la raíz de los miembros. Debido al roce suele aparecer un enrojecimiento alrededor de las lesiones que se conoce como signo de Darier. La urticaria pigmentosa afecta tanto a niños como a adultos.
  • En forma de placas o nódulos amarillos o de color pardo (mastocitomas) que aparecen en zonas como los brazos, cuello y tronco. Afecta más a los niños que a los adultos, estando incluso presente desde el nacimiento y el signo de Darier es intensamente positivo.
  • En forma de pápulas y placas, de color amarillo rosáceo con tacto de cuero y superficie en piel de naranja. A este tipo de lesiones se le conoce como mastocitosis cutánea difusa y suelen aparecer casi exclusivamente en la infancia.
  • Manchas formadas por telangiectasias muy poco pigmentadas (Telangiectasia macularis eruptiva perstans) que se presentan en  las zonas del tronco y la extremidades y mayormente en adultos.

¿Por qué se produce la mastocitosis?

El término mastocitosis se deriva de la palabra mastocitos. Los mastocitos son células del sistema inmune cuyas células madres se encuentra en la médula ósea que pasan al torrente sanguíneo y de ahí a los tejidos donde crecen y maduran. Los mastocitos sirven para defender al organismo de parásitos y bacterias e intervienen también en la curación de las heridas, en la formación de las cicatrices y en la defensa frente a ciertos tumores. Además, el mastocito es la célula principal implicada en las reacciones de alergia, y en la inflamación.

Cuando el número de mastocitos aumenta en diversos tejidos del cuerpo se produce la mastocitosis.

¿Existen otros síntomas de mastocitosis?

Como hemos comentado al principio, la mastocitosis afecta no solo a la piel, sino que puede estar presente en otros órganos del cuerpo . Además no todos los pacientes manifiestan síntomas del mismo modo. Algunas personas muestran lesiones sin alteración, otros picor con subidas o bajadas de temperatura. En otros casos, aparte de las alteraciones en la piel, es posible que aparezcan picores más o menos fuertes, mareos, sensación de vértigo, sensación de subida de calor a la cara con enrojecimiento, dolor abdominal, náuseas, vómitos, subidas o bajadas de la tensión arterial. Todos estos síntomas se pueden controlar con un tratamiento adecuado, (antihistamínicos, corticoides) y es excepcional que persistan si el tratamiento se lleva correctamente.

 

Conocer que una persona padece esta enfermedad es muy importante ya que con el tratamiento adecuado mejorará mucho su calidad de vida. Además se deben tener algunas precauciones en estos pacientes, especialmente con la toma de medicamentos nuevos, o con anestésicos generales y los derivados de la morfina.

 
Fuentes:

sergiovano.com

fundacionpielsana.es

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR