El cáncer de piel es sorprendentemente común en nuestra especie, una de cada tres personas lo hemos padecido, o lo padeceremos a lo largo de nuestra vida. Por ello, es importante conocer los riesgos a los que nos exponemos, los tipos que existen y las medidas que nos pueden ayudar a prevenirlos.

¿Cuantas variantes existen?

Dentro de todos los tipos que existen, hay tres grandes exponentes, tanto por su frecuencia de aparición como por las veces que se consulta información sobre ellos.

Estos son: Carcinoma Basocelular, Epidermoide y Melanoma.

Carcinoma Basocelular.

El carcinoma basocelular, es de entre todos, el más frecuente en la población. De hecho, si llegamos a cumplir 80 años, hay un 95% de posibilidad de que lo lleguemos a desarrollar. Aunque sorprendentemente cada vez es más frecuente diagnosticarlo en pacientes jóvenes, a partir de los 30 años de media.

 

El sol, su principal aliado

Las quemaduras solares que hemos sufrido a lo largo de nuestra vida pueden ser el detonante de su aparición. La piel tiene memoria y este daño solar puede aparecer hasta 20 y 30 años después de habernos quemado.

Diagnóstico y tratamiento

De diagnóstico fácil,el tratamiento depende de su localización y estado. En los casos complejos un microscopio es determinante para asegurarnos de que estamos ante un Carcinoma Basocelular

Los superficiales, sobretodo si están en la cara, se pueden tratar con láser (terapia fotodinámica). En cambio, los que son más profundos se deben tratar con una cirugía muy específica llamada “Cirugía de Mohs”.

 

Carcinoma Epidermoide:

El carcinoma epidermoide es el segundo cáncer más frecuente dentro de la población y es causado principalmente por una exposición crónica al sol. Se suele ver en personas que a lo largo del año pasan mucho tiempo al aire libre, como son deportistas, trabajadores de la construcción, agricultores, etc. No se llega a asociar a una quemadura concreta en un espacio de tiempo determinado, sino a una exposición constante a los rayos UV del sol que es inevitable por el modo de vida de quien lo sufre.

En los últimos años está aumentando su aparición en las personas más jóvenes. Por ello es importante recalcar el uso de protectores solares cada vez que nos expongamos al sol, cuando durante todo el año, y no solo en verano, cuando vamos a la playa.

 

Diagnóstico y tratamiento

Su diagnóstico es sencillo, previamente hay una sospecha clínica, que debemos apoyar con pruebas de microscopio confocal, y biopsia cutánea (en la piel). Una vez con la confirmación, el tratamiento comienza con láser, terapia fotodinámica o crioterapia en el caso de haber sido detectado de manera temprana. La cirugía es la opción más efectiva en caso de no haber detectado el carcinoma en sus estadios más tempranos.

 

Melanoma

El Melanoma es un cáncer de piel que llegado el momento puede comprometer la vida del paciente, ya que un diagnóstico tardío es capaz de producir metástasis en distintos órganos vitales, sobretodo en el pulmón y el cerebro.

La principal causa de este tipo de cáncer son las quemaduras en la infancia. Se ha demostrado la asociación de quemaduras solares que hemos tenido antes de los 18 años con el. No solo eso, sino que tiene un factor hereditario (genético) por lo que en algunas ocasiones se pueden llegar a diagnosticar en lugares nunca expuestos al sol por el paciente, como son los glúteos, y las plantas de los pies.

Cuando se tienen los ojos y la piel muy clara, junto con más de 100 lunares a lo largo de tu cuerpo, o incluso antecedentes familiares, se considera que el paciente tiene un alto riesgo de padecer este tipo de cáncer. Siendo imprescindible la realización de un mapa de lunares (dermatoscopia) al menos una vez al año. Este procedimiento no invasivo salva vidas, ya que se distinguen los lunares que pueden llegar a ser melanomas.

Un 80% de melanomas aparecen en la piel sana, zonas donde no había ningún lunar previamente, por lo tanto el mapa de lunares permite identificar nuevas apariciones malignas que deben ser extirpadas mediante cirugía, siendo este el único tipo de tratamiento.

 

Finalmente, podemos decir con total seguridad que la información es vital en nuestra salud, y que esta, está íntimamente ligada a ella. Con lo cual estar informados puede llevarnos a atajar un problema tan común (desgraciadamente) como los carcinomas en la piel, y salvarnos así la vida llegados al momento.

Anta cualquier duda o pregunta que tengas puedes contactar no nosotros en el Telf.954 15 15 36.  Estamos en Avenida del Olivar. Edificio Aires de Aljamar, local 6. 41940 Tomares – Sevilla

info@clinicanovaderma.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR