La hiperhidrosis, también conocida como hipersudoración, es un problema que afecta a un porcentaje notable de la población y ocurre cuando el organismo produce un exceso de sudoración en circunstancias en las que el cuerpo no lo necesita. Normalmente, el sudor aumenta cuando se dan ciertas condiciones, como por ejemplo, hacer deporte, altas temperaturas, etc… pero hay personas cuya transpiración es intensa en cualquier circunstancia.

Las causas que originan este problema son diversas y las zonas más afectadas por la hiperhidrosis suelen ser las axilas, las palmas de las manos, las plantas de los pies y la frente.

Pero la hiperhidrosis, aparte de ser un trastorno físico, también tiene efectos sobre ciertos aspectos psicológicos de la personas. Muchos de los pacientes con hiperhidrosis tiene una baja autoestima ya que se sienten avergonzados por el simple hecho de quitarse la chaqueta en público o dar la mano. Estos factores pueden producir ansiedad y estrés, lo que termina afectando la calidad de vida de las personas.

¿Qué tratamientos hay para la hiperhidrosis?

Hoy en día existen distintos tratamientos para la hiperhidrosis, dependiendo de las necesidades de cada paciente

Tópicos domiciliarios y medicamentos anticolinérgicos

Para los casos más leves, se recurren a tópicos domiciliarios, es decir, productos que se pueden comprar en farmacias, que se aplican localmente en axilas o en pies. También se utilizan medicamentos anticolinérgicos por vía oral pero por sus efectos secundarios son menos utilizados

Simpatectomía torácica

Otra opción para los casos más severos, es la intervención quirúrgica, también conocida como simpatectomía torácica. Esta intervención, realizada por cirujanos torácicos, consiste en seccionar, mediante endoscopia, algunos nervios y ganglios de la cadena simpática torácica. Requiere hospitalización de unas 24h y el principal efecto secundario es la sudoración compensatoria, es decir, cuando otras partes del cuerpo presentan transpiración. Este trastorno afecta al 50% de las personas operadas.

Toxina Botulínica

Otro tipo de tratamiento que está obteniendo muy buenos resultados es la la aplicación de Toxina Botulínica. Gracias a esta sustancia se consigue interrumpir la hiperactividad de las glándulas sudoríparas.
Las zonas que mejor responden a este tratamiento son frente, axilas, plantas de los pies y palmas de las manos aunque la forma de tratamiento puede diferir un poco dependiendo de la zona.

Antes de comenzar el tratamiento se realiza un examen de valoración y delimitación de la zona a tratar. Esto se realiza mediante el test del yodo-almidón de Minor, que consiste en aplicar una solución yodada y dejar secar. Seguidamente se aplica polvos de almidón de trigo que reacciona con el sudor del paciente tiñendo la zona hiperhidrótica de azul oscuro.
Seguidamente se infiltra la Toxina Botulínica en la zona afectada a través de una aguja extremadamente fina que actúa bloqueando las terminaciones nerviosas simpáticas, responsables del estímulo de las glándulas sudoríparas.
Esta técnica es rápida y eficaz y se puede realizar en la misma consulta del médico. Tras el tratamiento el paciente puede incorporarse a su rutina diaria sin problemas. Los resultados son se irán haciendo visibles a lo largo de los días siguientes y los efectos tienen una duración de entre cuatro meses a un año dependiendo de la zona y las características particulares de cada caso.
En cuanto a las contraindicaciones, es aconsejable consultar el especialista en caso de lactancia, uso concomitante de aminoglucósidos, enfermedades neuromusculares o hipersensibilidad a alguno de los componentes del producto.

Algunos consejos

  • Utilizar ropa de algodón, transpirable, y evitar tejidos sintéticos.
  • Usar calcetines y zapatos porosos, con buena transpiración, y cambiarse a menudo.
  • Ducharse una o dos veces al día.
  • Afeitar el vello axilar.
  • Evitar la ingesta de café, alcohol y especies picantes.
  • Si el sudor tiene olor desagradable utilizar en la ducha un jabón líquido con clorhexidina y después aplicar un compuesto de clohidróxido de aluminio.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies