Con la llegada del frío nuestra piel se resiente, el organismo toma una serie de medidas para protegerse y nuestra dermis termina siendo una de las partes de nuestro cuerpo más afectadas por ellas.

Además, debemos añadir las propias agresiones del clima invernal y los excesos que cometemos los humanos intentando caldear el ambiente.

Cuida tu piel con la llegada del frío y disfruta de mayor salud gracias a nuestra guia practica.

¿Por que se seca nuestra piel con el frio?

Con la llegada del frío nuestro cuerpo lleva a cabo una reacción vaso constrictora en nuestra piel (reduce el tamaño de venas y capilares para evitar la pérdida de calor corporal) con lo que la piel recibe menos oxígeno, nutrientes y menor circulación, llegando a generar un deterioro natural de la capa hidrolipídica.

Las consecuencias de este cambio en nuestro organismo debido a las temperaturas son sensación de mayor tirantez, descamación y picores. En casos más graves se pueden sufrir eccemas e incluso sabañones en la piel de dedos, orejas, pies y nariz.

Evita la calefacción excesiva

El exceso de temperatura derivado del uso de calefacción en nuestro hogar o trabajo puede supone sufrir un ambiente más seco y más agresivo con nuestra piel.

Lo ideal en estos casos es optar por un humidificador, reducir la temperatura de la calefacción o hidratar mucho más nuestra piel si vamos a pasar mucho tiempo en entornos secos.

Consejos prácticos

Sigue estos consejos básicos para estar preparado para el frío y tener una piel bien cuidada.

Dúchate con agua templada, nunca abuses del exceso de calor a la hora de ducharte.

  • Usa jabones “Syndet” que no agredan la capa lipídica de la piel.
  • Aprovecha después de ducharte para aplicar cremas emolientes, en la piel húmeda la crema penetra mucho mejor.
  • Hidrata tus labios con vaselina y cacao.
  • Usa guantes y ropa de abrigo para protegerte del frío.
  • Si el ambiente es demasiado seco plantea el uso de un humidificador.
  • Usa la calefacción en su justa medida, lo ideal son de 20 a 22 grados.
  • Bebe agua abundante y ten una dieta rica en frutas y verduras.

Con esta guía práctica para cuidar tu piel del frío, podrás disfrutar de una dermis mejor cuidada y más saludable, además de pasar un invierno más agradable y alejada de sabañones, eccemas y otros problemas que se sufren en la piel durante la época de frío.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies