La hiperhidrosis, también conocida como “hipersudoración”, es un problema que afecta a un notable porcentaje de la población. Ocurre cuando el organismo produce un exceso de sudor en circunstancias donde el cuerpo realmente no lo necesita.

Este mecanismo se encarga de bajar las temperaturas corporales y mantenerlas en un límite saludable para el organismo. Por regla general la sudoración se activa cuando el cuerpo se enfrenta a estímulos como el deporte, altas temperaturas, etc; Pero en el caso de los afectados por la hiperhidrosis, la sudoración aparece en cualquier circunstancia, ajena a las necesidades de nuestro cuerpo..

¿Qué zonas se ven afectadas por la hiperhidrosis?

Las zonas más afectadas por esta problemática son los pies, axilas, manos y frente. Este exceso de sudoración no es solo supone una incomodidad física, también puede terminar causando un daño psicológico y emocional. Situaciones tan cotidianas como un apretón de manos, o quitarse una simple chaqueta en público pueden suponer un desafío. Por ello encontramos que muchas personas con hiperhidrosis sufren de estrés y ansiedad llegando a ocasionar incluso una baja autoestima.

Por suerte tiene remedio. Os explicamos el interesante tratamiento de la hiperhidrosis con la toxina botulínica, o conocida coloquialmente como bótox.

¿Cómo se lleva a cabo el tratamiento con Toxina Botulínica?

Normalmente depende de la zona en la que el paciente esté afectado, y en función de cada zona, la manera de tratarla puede variar con respecto a las otras.

Hiperhidrosis Palmar (mano):

  • Antes de comenzar debemos anestesiar la palma de la mano, evitando así molestias y dolores que puedan derivarse del procedimiento. Limpiando la zona de la muñeca con antiséptico, e inyectamos la anestesia en los diferentes puntos necesarios para que la zona de muñeca y la palma queden completamente dormidas.
  • Después, iremos inyectando a lo largo de los puntos necesarios para tratar los nervios responsables de la hipersudoración.
  • Se trata de un procedimiento ambulatorio, sencillo y que permite incorporarse al ritmo diario sin complicaciones.

Hiperhidrosis Axilar (Axilas):

  • No es necesaria anestesia previa, ya que es una zona que tolera bien este tipo de tratamiento.
  • Primero se lleva a cabo un “Test de Minor”, que consiste en limpiar la zona con antiséptico previamente, para luego inyectar Almidón y Yodo, los cuales reaccionan de manera química, y tiñen la piel de color violeta justo en el área donde la sudoración es excesiva. Estos puntos se marcan dejando una separación de 1cm entre ellos, y luego se procede a la infiltración con Toxina Botulínica.

Cómo vemos, el tratamiento de un problema como la hiperhidrosis es sencillo si tenemos en cuenta los problemas que acarrean una afección de este tipo para las personas que la sufren. Gracias a la aplicación de estas novedosas técnicas, y a las propiedades de la toxina botulínica, podemos aplicar un tratamiento eficaz y seguro, que duran entre 6 y 12 meses, y que se puede repetir una vez pasado ese periodo.

Si necesitas más información puedes contactar con nosotros en el Tlf. 954 15 15 36. Avenida del Olivar. Edificio Aires de Aljamar, local 6. 41940 Tomares – Sevilla
info@clinicanovaderma.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR