Con la llegada del verano todos esperamos las ansiadas vacaciones, cuando las altas temperaturas invitan a salir y permanecer más tiempo al aire libre.

Para muchos  las vacaciones de veranos es sinónimo de playa, un lugar donde relajarse y descansar y como no, tomar el sol y coger ese maravilloso bronceado de verano. Pero debemos tener en cuenta que la radiación solar es una de los principales factores que causan daño en nuestra piel. Si no protegemos nuestra piel adecuadamente con el tiempo acabaremos desarrollando desde unas “simples” manchas solares hasta el temido melanoma.

Para disfrutar de la playa, aprovechando todos sus beneficios sin poner en riesgo tu piel, te vamos a dar algunos consejos que te serán muy útiles.

Usa siempre protector solar

La primera consecuencia negativa de no protegerte adecuadamente del sol es la quemadura solar. Un exceso de fotoexposición tiene consecuencias a largo plazo ya que acelera el envejecimiento cutáneo, aumenta el riesgo de alergias al sol y el riesgo de cáncer de piel.

  • Usa siempre protección solar y aplícatelo 20 minutos antes de salir de casa.
  • Elije un buen protector solar que cumpla las recomendaciones europeas en la materia con filtros que protejan frente a la radiación UVA y UVB.
  • Renueva la aplicación cada 2 horas y después de cada baño, aunque el protector sea resistente al agua.

No utilices fotoprotectores que lleven más de 12 meses abiertos

Los protectores solares pierden sus propiedades una vez abiertos y tienen una media de 12 meses de caducidad.

No tomes el sol en las horas centrales del día

Evita exponerte cuando hay mayor radiación solar, es decir,  entre las 12 y las 16 horas.

Usa fotoprotector antes de la base de maquillaje o un fotoprotector con color

La ropa también protege del sol

Utiliza gorros, pamelas, gafas de sol (homologadas), camisetas con protección solar, especialmente si tienes la piel clara. Casi obligatorio también para los niños y personas con enfermedades raras.

No uses perfume

Algunos perfumes o colonias pueden reaccionar con el sol producir la aparición de manchas o reacciones alérgicas.

Cuida tu alimentación

Zumos naturales, pescado azul ensaladas y verduras frescas  serán un buen aliado de tu piel.

Hidratación

Tés helados, agua fresquita, zumos, horchata, etc… Presta especial atención a los niños y personas mayores que son los que más fácilmente se deshidratan.

Cuidado con las manchas en la piel

Si observas algún lunar nuevo,  o que ha cambiado de aspecto o sangra y pica hay que acudir al consulta del dermatólogo. Estas son señales de alarma que pueden ayudarnos a detectar lesiones cancerígenas en la piel.

Sigue estos consejos y te aseguramos que pasarás un verano genial sin que le pese a tu piel.

Desde Clínica Novaderma os deseamos un ¡FELIZ VERANO!

 

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR