El verano, las vacaciones, la playa, la piscina y la relajación en nuestra rutina de cuidados pueden pasar factura a nuestra piel.  A menudo observamos que tras el verano nuestra piel presenta signos de deshidratación: tono apagado, falta de brillo, rugosidad y fragilidad.

Para restaurar el equilibrio de la piel es necesario realizar un “tratamiento hidratante intensivo” antes de entrar en nuestra rutina diaria, y para ello nada mejor que empezar en casa.

Hidratar la piel en casa

Existen distintos producto hidratantes que podemos aplicar a nuestra piel.

  • Humectantes. Son los que captan agua del exterior. Algunos humectantes son el sorbitol, la glicerina, la urea y los alfa hidroxiácidos, que además sirven para exfoliar la piel.
  • Hidratantes oclusivos que previenen la deshidratación mediante la oclusión física de la pérdida de agua de la piel (lanolina, siliconas, oxido de zin, aceites minerales).
  • Emolientes que restauran el espacio entre los corneocitos o células del estrato córneo (escualeno, colesterol, ácidos grasos, ácido hialurónico).
  • Proteínas esenciales del factor humectante natural que combinan moléculas de bajo peso molecular que retienen agua (aminoácidos, amonio, ácido úrico, glucosamina, ácidos orgánicos, péptidos).
  • Sustancias antiinflamatorias no esteroideos que intentarían mimetizar el efecto corticoideo de reparación de barrera cutánea.

Tratamientos cosméticos hidratantes

Pero para intensificar y acelerar la hidratación de la piel es recomendable combinar estos productos hidratantes con tratamientos cosméticos.

Mesoterapia y vitaminas

Con la mesoterapia aplicamos microinyecciones de vitaminas, minerales y ácido hialurónico en la piel para mejorar su textura, recobre rillo y reduzca flacidez. Con este tratamiento aplicamos directamente la sustancia allí donde se necesita, con lo cual es un método muy personalizado.

Peelings

Con el peeling nos desharemos del exceso de células muertas y estrato córneo desestructurado que se ha acumulado durante los meses del verano. Existen distintos tipos de peelings para ello: tanto un peeling químico, con ácido salicílico o ácido glicólico, o físico a través de láser superficial. La piel habrá recuperado sus funciones de hidratación y mostrará un aspecto más luminoso.

¿Por qué es importante tratar una piel deshidratada?

La piel deshidratada es más susceptible de sufrir inflamación, lo que conlleva  a tener molestias y a sufrir sensación de picor e irritabilidad cutánea. Además va a perder su función barrera dando lugar a problemas de alergias (sensibilización a alérgenos que atraviesan la barrera cutánea) e incluso infecciones cutáneas.

Nuestro consejo: tras el verano no olvides revisar tu piel en profundidad

Aparte de hidratar nuestra piel es importante ver hasta que punto han llegado los daños solares. Por eso nuestro consejo es que cada año te realices una revisión en profundidad con la DERMATOSCOPIA DIGITAL. Gracias a ella podemos visualizar lesiones en la piel a gran aumento para así poder realizar un estudio en detalle de dicha lesión. La prueba se realiza con un dermatoscopio digital que, no solo permite aumentar la imagen, sino que también toma fotografías digitales para facilitar así el seguimiento a largo plazo. Además, permite realizar una observación con luz pulsada de tal forma que se puede estudiar la misma lesión a distintas profundidades.

La dermatoscopia digital permite hacer una revisión exhaustiva de los lunares o nevus para identificar sus características e identificar si son preocupantes o no. Este tipo de prueba es esencial, para la detección temprana del melanoma.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies