Conforme cumplimos años nuestra piel pierde elasticidad y firmeza, tomar medidas como una alimentación equilibrada y ejercicio físico puede ayudarnos a retrasar el envejecimiento celular.

Pero la piel también tiene necesidades muy concretas que debemos atender si queremos conservar una piel sana y joven durante más tiempo.

Para todas las edades

Estas medidas son claves independientemente de la edad que tengamos, ayudando a nuestra piel a tener unos cuidados básicos e imprescindibles

  • Hidrata el interior de tu piel: el agua es esencial para la hidratación de nuestra piel y su luminosidad. Bebe siempre que puedas y tengas sed.
  • Protégete del sol: el sol envejece nuestra piel tanto en invierno como en verano. Usa siempre que puedas protección en rostro y manos de un mínimo de factor quince.
  • Higiene diaria: además de limpiar y desmaquillar nuestra cara a diario, lo ideal es una exfoliación semanal que eliminará el tejido muerto y activará la renovación celular.
  • Evitar el estrés en la medida de lo posible, ya que afecta hormonalmente a nuestra piel disminuyendo sus defensas y estabilidad.
  • Duerme lo necesario, una media de 7 u 8 horas diarias ayudará a nuestra piel a reparar las agresiones

A los 35 una nueva etapa

Además de aparecer los primeros signos de cansancio como bolsas de ojos y ojeras, también se marcan las líneas de expresión y la piel comienza a oscurecerse debido al empeoramiento de la circulación del rostro.

  • La exfoliación es tu aliada: ideal para retirar células muertas de la piel mientras fomentas su renovación, llevada a cabo cada 15 días obtendrás unos buenos resultados.
  • Cuida tu contorno de ojos: elige una buena crema con textura ligera y aplícala con un suave masaje. Esto ayudará a activar la circulación y descongestionar las bolsas poco a poco.
  • Protégete de las agresiones: en las mañanas necesitas una crema hidratante completa con protección solar, antioxidantes como la vitamina E y el té verde, que ayudarán a frenar los radicales libres perjudiciales.

Gana firmeza a los 45

Al llegar a los 45 los signos de la edad son cada vez más evidentes, los poros son más visibles, aparecen manchas oscuras y las líneas de expresión pasan a ser pequeñas arrugas.

  • Aclara las manchas de tu piel: con una crema despigmentante con protección solar nos ayudará a aclarar las zonas exceso de pigmentos por cambios hormonales y exceso de sol.
  • Rellena las arrugas: cremas y contornos de ojos con retinol, péptidos y ácido hialurónico aplicados todas las noches, nos ayudarán a estimular la renovación celular, la formación de colágeno y la elastina en el interior de las arrugas.

Nutrición y elasticidad a los 50

Con la menopausia disminuyen los estrógenos que a su vez reducen la producción de sebo y sudor. El resultado sin cuidados es el de una piel frágil, seca y sensible.

Por otra parte los melanocitos que se encargan de darle color a la piel son menos activos o dejan de funcionar, con lo cual la piel se vuelve más pálida y las manchas se acentúan.

  • Recurre a cremas de efecto redensificante: cremas como la de calcio favorecen la formación de lípidos y el fortalecimiento del cutis.
  • Usa tratamientos intensivos: Consisten en una cura de belleza intensiva que dura 20 días usando un serum concentrado de vitaminas y extractos de energizantes sobre nuestra piel.

 

A lo largo de los años la piel envejece junto a nosotros y requiere una serie de cuidados muy específicos en cada una de nuestras etapas vitales. Desde los 35 hasta los 50 necesitamos adoptar medidas y soluciones que nos ayuden retrasar el envejecimiento y nos permita disfrutar de una piel saludable durante más tiempo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR